Viviendo 5 dias en la selva con el Tarzan vietnamita

Viviendo en la selva con Ho Van Lang

Jun 12, 2016 · Curiosidades,Docastawayers en el Pasado

En 1972 un veterano del Ejército norvietnamita huyó a la jungla con su bebe cuando su casa fue bombardeada. En ese ataque perdió a su madre y dos de sus hijos.

Ho Van Lang 2013 capturedHace sólo tres años, el planeta quedó asombrado al conocer la noticia de que un hombre anciano y su hijo habían sido ‘rescatados’ en la selva de Vietnam después de haber vivido  completamente aislados del mundo durante 41 años. El hijo se llama Ho Van Lang y creció ajeno al resto de la raza humana e ignorando por completo datos esenciales sobre el hombre.

El pasado mes de noviembre, mientras me encontraba en Vietnam por motivos de trabajo, tuve la suerte de vivir unos días con este ‘niño de la jungla’ que se encuentra ahora en un pueblo adaptándose a la civilización.

En mis primeras horas con él pude sentir que a Lang le entusiasmaba la idea de regresar por primera vez al lugar en la selva de donde provino. Por esto se me ocurrió el plan de ir allí juntos para vivir 5 días sobreviviendo de la naturaleza, tal y como hizo durante toda su vida. Lang sin dudarlo un segundo aceptó mi invitación y junto a su hermano y mi traductor nos pusimos rumbo al corazón de la jungla.

Alvaro Cerezo Docastaway & Ho Van LangEn un principio mi intención era la de aprender de él nuevas técnicas de supervivencia, pero sin saberlo descubrí a una de las personas más entrañables que jamás había conocido. Por esta y otras razones la supervivencia pasó a un segundo plano y decidí relajarme para así disfrutar de él en su entorno.

Su primitiva forma de vida no solo nos traslada directos al neolítico sino que además, debido al aislamiento sufrido desde su nacimiento, nos lleva comprender mejor la verdadera esencia del ser humano.

En este extenso artículo -que estará apoyado con esta pagina web y con un documental que publicaremos este verano– intentaré ayudaros a conocer los detalles de esta fascinante historia pero sobre todo a que consigáis descubrir a Ho Van Lang:

 

1 – AISLAMIENTO

UNA VIDA AJENO AL MUNDO CIVILIZADO    

Lang abandonó la civilización cuando solo tenía un año y pocos meses de vida, por lo que no posee ningún recuerdo de aquellos momentos. Para él, su vida comenzó en la jungla.

Ho Van Lang looking at the horizonDurante los 41 años de absoluto aislamiento, Lang llegó a divisar a otros seres humanos en contadas ocasiones –sobre todo en los últimos años- pero siempre desde grandes distancias. Durante casi medio siglo, estos dos tránsfugas se dejaron ver pocas veces huyendo siempre entre la maleza para no ser descubiertos.

A lo largo de su vida en la jungla nunca llegó a ver una motocicleta o un automóvil, ni siquiera un camino hecho por el hombre. Tampoco conocía ninguna otra fuente de energía diferente del fuego, sol, la luna y las estrellas.

Ho Van Lang searching for planes in the skyPadre e hijo habitaban en lugares tan lejanos y tan secretos que Lang en sus 41 años nunca vio luz artificial, ni siquiera en el horizonte. Este ‘niño de la jungla’ ignoraba por completo como era el mundo civilizado que existía fuera, a excepción de las historias que el padre le contaba y también de los aviones que atravesaban el cielo.

Aparte de plantarle la semilla del miedo hacia el ser humano, el padre fue para su hijo una fuente esencial de información sobre el mundo civilizado. Entre muchas cosas, le explicó que en esos pájaros que volaban tan alto había personas dentro.

No obstante la información proporcionada fue siempre limitada ya que su padre decidió omitirle datos que hubiesen sido una amenaza en su tarea de mantenerlo junto a él. Uno de sus grandes omisiones fue la de la existencia de un sexo femenino dentro los seres humanos para así mantener apaciguado el instinto de su hijo. Su estrategia de omitir esto y muchos otros datos sobre la vida en la civilización le funcionó a la perfección, ya que Lang, en sus 41 años de vida, nunca tuvo la tentación de visitar aquel otro mundo del que el padre le hablaba.

 

2 – ASENTAMIENTOS

41 AÑOS HUYENDO DEL HOMBRE

Durante sus 41 años de aislamiento estuvieron establecidos en 5 lugares diferentes y siempre en la misma cordillera de montañas. En la última casa donde fueron ‘capturados’ estuvieron viviendo durante los últimos 8 años de sus vidas. Durante mi experiencia con Lang en la selva, pude conocer dos de los cinco asentamientos. El anterior se encontraba solo a una hora de camino.

Main river in the areaLas primeras dos décadas se establecieron en cotas bajas, más cálidas y con agua abundante. Especialmente importante para ellos fue permanecer cerca del rio principal que rodea su cordillera ya que era su única fuente de pescado.

Pero con el avance del ‘hombre civilizado’ -que empezaba a dejar verse por la zona- tuvieron que abandonar su hogar y establecerse en lugares más altos.

La angustia que sufrieron durante todos esos años seguramente fue muy similar a la que sufren los animales de la selva cuando sienten avance del hombre. Durante los últimos 20 años esa cordillera ha sido seriamente deforestada y si le echamos un vistazo a un mapa actualizado de la derecha podemos ver que el último asentamiento era de hecho una de las pocas zonas vírgenes que quedaban.

Padre e hijo estaban ya rodeados y solo les quedaba huir a las zonas cimas más altas de la cordillera. Aunque el frio y la falta de agua en esos lugares les impedía dar ese paso, pero sobre todo por el temor a los espíritus los cuales creían que habitaban en las cumbres.

En 1994 un campesino que se encontraba buscando madera en la jungla descubrió a dos salvajes que huían despavoridos entre la maleza. El campesino fue a informar a la gente del pueblo y Ho Van Tri, que es el hijo menor y hermano de Lang, rebosó felicidad al saber que seguramente se trataba de su padre y su hermano que aún seguían con vida en algún lugar de la selva. A partir de entonces comenzó una larga búsqueda que acabó con el hallazgo de la casa donde vivían y que se encontraba camuflada en lo alto de un árbol. La decepción de Tri fue mayúscula al descubrir que esta estaba deshabitada: Lang y su padre habían huido al verlos llegar.

Map of Ho Van Lang tree houseFueron años en los que estuvieron jugando al gato y al ratón. Según iban descubriendo nuevas viviendas, padre e hijo escapaban. Pero con la edad, el padre fue volviéndose más lento y empezó a resignarse a aceptar las visitas de su presunto vástago: el padre nunca se creyó que ese hombre tan cariñoso fuese su hijo, ya que pensaba –y aún sigue pensando- que todos ellos -a excepción de Lang- murieron en su casa cuando cayó la bomba. En cambio Lang, que era más receptivo, no le importó que Tri comenzara a visitarles cada año para traerles sal y especias.

A pesar de intentarlo una vez al año,  Tri nunca llegó a convencerlos para que volviesen a la civilización. Especialmente porque el padre -que sufría serios trastornos mentales- tenía una profunda fobia a volver ya que no se creía que la guerra del Vietnam había terminado.

Hiroo OnodaEste argumento del padre guarda mucha similitud con las del soldado japonés Hiroo Onoda, que pasó 30 años viviendo en la jungla de una isla filipina creyendo que seguía en guerra contra los americanos:

Hiroo Onoda siempre hizo caso omiso a los cientos de mensajes que recibió de su familia informándole que la guerra había acabado décadas atrás. Hace unos meses me aventuré en esa isla llamada Lubang, y pasé varios días explorando y viviendo las montañas donde Onoda estuvo escondido para así entender mejor como fue la vida de este ‘náufrago’ durante esos 30 años. Curiosamente, Onoda se rindió en 1974, por lo que mientras este japonés regresaba a la civilización, al mismo tiempo en Vietnam comenzaba la aventura estos dos tránsfugas.

Podéis saber más de mi experiencia en la isla de Onoda en este otro artículo.

 

3 – VIVIENDA

LA CASA EN EL ARBOL

Por motivos de seguridad siempre construyeron sus refugios usando como apoyo principal un árbol grueso. En contra de lo que se suele creer -debido a que las fotos que circularon por los medios fueron algo engañosas-  la realidad es que la vivienda no estaba apoyada en las ramas altas del árbol sino que solo se encontraba a solo unos metros de altura y apoyado en el tronco.

Ho Van Lang last tree hut shelterA pesar de la poca altura que tenía este último refugio, Lang sufrió de lo lindo a causa del peligro que le suponía para su enfermo padre: Debido a su pobre estado mental, Lang vivió los últimos años con el estrés de que su padre pudiese caerse al vacío, manteniéndose alerta toda la noche. Esta era la razón por la que -mientras estábamos en la selva- Lang se quedaba despierto hasta altas horas de la madrugada, yéndose a dormir siempre el último.

Por razones de defensa, padre e hijo tenían montado todo un dispositivo de señuelos alrededor de la vivienda para así asustar a sus ‘enemigos’. Pero todo esto a la gente le intimidaba poco porque sabía que en el fondo eran dos ángeles inofensivos.

En la vivienda, siempre mantenían un pequeño fuego para protegerlo de la lluvia y al mismo tiempo les servía para mantener alejado a los mosquitos. Además, al estar suspendidos lejos del suelo también evitaban las serpientes o los temidos ciempiés.

Ho Van Lang last tree house area

 

Desafortunadamente, el año pasado alguien quemó esta última casa, por lo que no pude conocerla. El autor de las llamas fue probablemente un problemático primo lejano de Lang, que es poco querido por la mayoría de la gente del pueblo. No obstante en la foto de arriba se puede apreciar como era el lugar ya sin la estructura.

 

4 – AGUA

SIEMPRE TUVIERON AGUA EN ABUNDANCIA

El agua nunca fue un problema para ellos. Esta cordillera vietnamita recibe grandes precipitaciones a lo largo de la época de lluvia que mantiene el caudal de los ríos todo el año. Nunca hervían ni filtraban el agua sino que la bebían directamente de los arroyos. Alguna vez sufrieron problemas intestinales aunque ninguno de gravedad.

Sólo en aquellas veces que subían a cotas más altas bebían agua del bambú ya que el agua era más escasa.

 

5 – ALIMENTO  

EN LA SELVA TODO ERA COMESTIBLE

Tampoco la comida fue un problema para estos dos náufragos. De hecho llegaron a disfrutar de un menú muy rico y variado. Cultivaron algunas frutas y verduras aunque nunca llegaron a domesticar animales, los cuales solo se limitaban a cazar. Incluso llegaron a disfrutar de caprichos como la miel, el betel o el tabaco.

 

Reino Vegetal

Recolectaban piña, bananas, durian, jackfruit, cassava (yuca), arroz, maíz…. pero cualquier planta verde que les servía:

Lang eating any leaves he finds in the jungleUna de las cosas que más me sorprendieron de Lang fue la facilidad que tenía para recolectar comida silvestre en la jungla. Para él la mayoría de plantas de la jungla eran comestibles. Mientras ponía su olla a hervir, Lang recolectaba diferentes plantas que se encontraba a derecha e izquierda.

A lo largo de mi vida siempre he sido muy selectivo a la hora de elegir plantas en las islas desiertas para mi consumo, ya sea porque la mayoría son bastas y poco nutritivas o bien porque son ácidas o incluso venenosas. Pero Lang no tenía problemas de arrancar cualquier rama verde que se encontraba a su paso para echarlas a la olla. Finalmente, el sabor de toda aquella menestra de hojas y ramas no era tan malo.

También disfrutaron de la miel, la cual la sacaban de colonias de abejas que encontraban en algunos lugares de la selva. Entre sus adicciones se encontraba el tabaco y el betel (areca) que le producía ese color rojizo a sus dientes.

 

Reino Animal

Se puede decir que Lang  y su padre comían todo ser vivo que existía en la jungla, con excepción de los insectos. Su dieta carnívora consistía en:

  • Monos (trampa)Ho Van Lang hunting a rat
  • Ratas (trampa)
  • Serpientes (ataque)
  • Lagartos (trampa)
  • Ranas (ataque)
  • Pájaros (trampa)
  • Murciélagos (ataque)
  • Moluscos (ataque)

 

También comieron pescado mientras vivieron cerca del rio principal sólo durante las primeras dos décadas. Por el avance del ‘hombre moderno’ tuvieron que establecerse en cotas más altas, por lo que últimos 20 años no probaron bocado. El método que usaron fue el de bloquear con troncos el cauce en los extremos para concentrar el peces en un mismo lugar. Luego con piedras conseguían atolondrarlos para poder cogerlos con las manos. Desafortunadamente, no pude usar este sistema con él ya que el caudal era muy potente en la época de lluvia. También usaron anzuelos improvisados y arpones.

Ho Van Lang eating batPara él todo el animal era aprovechable. Durante mis días con Lang en la selva, le vi meterse murciélagos en la boca como si fuese una aceituna. De las ratas aprovechaba las vísceras y el cráneo. Aunque no cazamos ningún mono, Lang nos contó que de este animal se comía incluso los ojos. Por cierto, los simios era su comida favorita en la jungla, y al mismo tiempo los más difíciles de cazar.

 

6 – FUEGO

IMPACTANDO DOS PIEDRAS

El único método que usaron estos dos náufragos fue el de percusión de metal y cuarzo. Los metales los sacaban de trozos de bombas de la guerra que encontraron en la primera década esparcidas a lo largo de la cordillera. El cuarzo en cambio es muy abundante en el rio principal pero también en cada arroyo que uno se encuentra a su paso. La yesca la sacaban de una pequeña capa algodonosa que se encuentra en el tallo de una planta específica. El padre tenía ya los conocimientos de este sistema antes de escapar a la jungla, y nunca lo intentaron con otro método.

Ho Van Lang making fireDurante las 4 décadas en la jungla, intentaron mantener encendido el fuego en su casa el mayor número de días posibles. Pero a veces por simples despistes se les apagaba y tenían que volverlo a encender de nuevo.

Incluso algunas veces los días eran tan húmedos que les era imposible encenderlo, por lo que tenían que resignarse y comer crudo pasando las noches completamente a oscuras hasta que la lluvia escampase.

 

7 – ROPAS

SIEMPRE IBAN CUBIERTOS

Paradójicamente, padre e hijo siempre llevaron cubiertas sus partes íntimas a pesar de vivir completamente solos. Según Lang, su padre le acostumbró a hacerlo desde que era pequeño. No obstante, cuando estuve conviviendo con él en la selva, nunca sentí que tuviese el más mínimo pudor a ser visto desnudo, por lo que asumo que era sólo una costumbre que su padre le había inculcado.

Ho Van Lang's umbrella 2Las ropas estaban hechas de fibras de corteza que incluía una chaqueta sin mangas para las días de frío –en época de lluvia las noches pueden alcanzar los 15 grados centígrados-. Además disponían de un curioso paraguas hecho con hojas y en forma de caparazón de tortuga.

Durante toda su vida Lang no supo como era realmente su cara ya que solo podía verla vagamente a través del reflejo del agua.

 

8 – HERRAMIENTAS

FABRICADAS CON BOMBAS DE LA GUERRA

La mayoría de herramientas cortantes fueron hechas con acero procedente de las bombas que encontraron esparcidas por la jungla durante la primera década. Fundiéndolas en el fuego, consiguieron darle forma a todos esos trozos de metralla de los cuales llegaron incluso a fabricar hachas.

Ho Van Lang axe 2En cambio, los recipientes de cocina -como las ollas o los platos- fueron fabricados en los primeros años con trozos de aluminio de un helicóptero americano que encontraron destruido en la selva. Por la cantidad de remaches que tenían estos recipientes probablemente se trataba de un modelo Bell UH-1 que además puede que también sea el modelo de helicóptero que años atrás destruyó la casa del padre matando a su familia.

Para comer nunca usaban las manos sino que improvisaban palitos de bambú. Su colección de recipientes y herramientas consistía en un total 20 piezas, y aún hoy siguen conservándolos en su casa. Según el testimonio de Lang, durante los 41 años que vivieron en la jungla sorprendentemente nunca perdieron ningún objeto.

Para nuestra experiencia en la selva le pedí a Lang que llevase todas sus herramientas para poder usarlas en nuestras actividades diarias. La mayoría de ellas funcionaron eficientemente.

 

9 – ENFERMEDADES

SIEMPRE CON SALUD DE HIERRO

Ho Van Thanh eyeSegún el testimonio de Lang, durante los 41 años que estuvieron aislados en la jungla, ni él ni su padre sufrieron problemas de salud destacables:

  • El padre perdió un ojo al clavarse una rama afilada mientras caminaba una tarde por la jungla. A día de hoy el padre sigue sin ver por un ojo además de una profunda sordera debido a la edad.
  • Lang perdió parte de un dedo de la mano causado por una quemadura mientras cocinaba cuando era niño

Ho Van Lang fingerTanto Lang como el padre sufrieron una media de un resfriado al año y algún problema intestinal que otro. Trataron siempre sus problemas de salud con plantas medicinales. Por lo demás, se trataba de 2 hombres muy sanos y más teniendo en cuenta que la edad del progenitor cuando fue ‘capturado’ era de 83 años.

Cuando en Agosto de 2013 fueron apresados y llevados a la civilización, padre e hijo cayeron enfermos tal como era previsible, especialmente Lang ya que nunca antes fue expuesto a los virus y bacterias que atacan frecuentemente al ser humano. Durante los meses siguientes Lang  siguió enfermando continuamente teniendo incluso que tratarse varias veces en el Hospital. Cuando estuve conviviendo en la jungla con Lang, temí por su salud cada vez que compartíamos comidas, bebidas e utensilios ya que según el hermano nunca antes había interactuado con un hombre blanco.

Ho Van Lang betel arecan paanEn contra de lo que se suele creer, la dentadura de Lang se encontraba en perfecto estado y no le faltaba ninguna pieza. La única razón por la que sus dientes tienen ese color rojizo –y no negro- es la del consumo habitual de estimulante psicoactivo y muy adictivo que mezcla la hoja del betel, cal y con la nuez de areca. Curiosamente, la cal la sacaban pulverizando caparazones de los pequeños moluscos que viven en los arroyos. En cambio el betel y la areca no era difícil de encontrar por la jungla.

Desgraciadamente Lang tiene una gran adicción a esta ‘droga’ estimulante la cual es muy común en Asia, especialmente en India donde es llamada ‘Paan’.

De todo lo que pude observarle, lo que más me llamó la atención de su cuerpo fue el impresionante tamaño de sus manos.

 

10 – PELIGROS Y ANIMALES

NADA LES AMENAZABA

El animal más temido para ellos era el ciempiés. En contra de lo que se suele creer, ningún animal de la selva fue amenaza alguna para ellos. Solo las sanguijuelas –chupasangres- les importunaban a diario. Durante los cinco días que viví con Lang en la selva fui picado por dos de ellas. Los mosquitos también era una molestia diaria, no obstante, ninguno de estos insectos suponía gran problema para ellos y ni siquiera los evitaban.

 

Serpientes

Durante los 41 años en la jungla Lang fue mordido un par de veces por serpientes, pero eran poco venenosas -de color verde-. Aunque Vietnam es una zona endémica de cobras, nunca se encontraron con ninguna. En esos cinco días en la selva no pude ver a este tipo reptil.

 

11 – HORARIOS

SIN CONCIENCIA DEL TIEMPO

Por razones evidentes sus horarios iban sincronizados con las horas de luz y estos estaban divididos en 4 lapsos de tiempo:

  • salida del sol
  • medio día
  • puesta de sol
  • noche

El padre siempre tuvo un conocimiento aproximado del año que se encontraban ya que la selva se llenaba de mariposas en cada mes abril. Aunque debido a su deteriorado estado mental y a su completa sordera me fue difícil comprobarlo. En cambio Lang nunca supo el concepto de año ni tampoco el de semana.

 

12 – LENGUAJE

HABLABA UN DIALECTO LOCAL CON EL PADRE

La comunicación de Lang con su padre siempre fue limitada ya que solo usó un puñado de palabras de un dialecto perteneciente a una minoría étnica de la zona llamada Cor. Hoy en dia se encuentra mejorando su vocabulario para poder tener conversaciones más complejas, aunque aún no ha conseguido ni siquiera comprender el idioma vietnamita.

 

13 – RAZONAMIENTO

PODIA CONTAR SOLO DE 0 AL 10

Ho Van Lang counting numbersLas matemáticas se limitaban a los números de 0 a 10.  Lang es capaz de realizar sumas, pero siempre que el resultado final no sea superior a 10 y siempre usando los dedos de sus manos.

Aunque a la gente de nuestro mundo le pueda parecer sorprendente, nunca le hizo falta saber más allá del número 10 ya que las cantidades nunca fueron esenciales para su supervivencia. Incluso cuando le pregunté cómo le explicaba a su padre si un día él había cazado 15 murciélagos, el respondió que se limitaba a decir “muchos” o “más de diez”.  Lo mismo para la escritura: Lang no sabía representar en símbolos esos 10 números. Hay que tener en cuenta que la comida o el agua nunca fue un problema para ellos, por lo que la cantidad era trivial.

Por razones obvias, Lang y su padre nunca usaron la rueda. Sobre la luna, Lang piensa que los hombres de la civilización la colocan allí cada día con una cuerda.

Ho Van Lang looking at the fire at night timeLang dice creer en Dios y que este se encuentra en cada elemento de la naturaleza –aunque curiosamente para él la luna ha sido creada por el hombre-. Además cree en los fantasmas y de hecho fue la razón principal por la que no llegaron a cotas más altas con el avance del hombre moderno. El padre siempre pensó que los espíritus habitaban en las cumbres.

El único tema sobre el que tuvo prejuicio al hablar fue sobre la muerte, ya que Lang evitaba una y otra vez mis preguntas. No obstante lo único que pude sacar en claro es que él es consciente de su propia muerte. Seguramente el padre le habló sobre este tema ya que tengo bastantes dudas de que una persona, por el simple hecho de observar a los animales, pueda llegar a la conclusión de que su vida será finita.

 

14 – SEXUALIDAD 

LANG ERA UN SER ASEXUADO

En sus 42 años de vida Lang nunca supo de la existencia del sexo femenino ya que el padre siempre se lo ocultó. Pero lo más sorprendente es que hoy en día, pudiendo ya distinguir entre un hombre de una mujer, todavía desconoce la diferencia esencial entre ellos.

Jungle man vietnam warEn el momento que supe esta faceta suya, me pregunté si no lo hubiese deducido por él mismo a base de observar a los animales que le rodeaban. Pero la tarea era imposible porque, entre otras razones, sin tener conciencia de que tú eres otro animal nunca uno podría llegar a la regla de tres necesaria. Además Lang nos contó que, a diferencia de lo que ocurre en la civilización, los animales de la jungla casi siempre se mantuvieron alejados de él.

Existe la posibilidad de que algún día hubiese avistado alguna mujer en la distancia mientras escapaba despavorido entre la maleza. Aunque por razones obvias él nunca se hubiese dado cuenta de aquella diferencia. Sin ir más lejos, el día que Lang llegó por primera vez a la civilización, se encontró varias mujeres a su paso que incluso le atendieron amablemente. Pero él no notó diferencia alguna ni en sus caras, ni en sus voces, ni en sus cuerpos. Seguramente se encontraba demasiado ensimismado observando aquel nuevo mundo que tenía frente a sí y por eso los pequeños detalles los dejaría para más adelante…

Ho Van Lang discovering womenY ocurrió a la cuarta semana de su llegada a la civilización: Lang se quedó sorprendido al ver a una niña de 3 años que corría desnuda cerca de su casa. Corriendo fue a preguntarle a su hermano Tri que es lo que le había ocurrido a sus genitales. Tri se limitó a explicarle que los chicos y las chicas eran diferentes principalmente en ese lugar del cuerpo, y sin dar más detalles.

El hermano considera que tal vez lo mejor sea seguir ocultándole algunos detalles sobre la vida ya que probablemente Lang no llegará nunca a encontrar una chica en el pueblo dispuesta a formar una familia con él. La mente de Lang se asemeja en muchos aspectos a los de un bebe de un año de edad y psicólogos del hospital así lo certificaron.

Lang siempre habla de este tipo de temas sin ningún tipo de pudor ya que a que su mente nunca ha sido contaminada con ningún tipo de prejuicios. Por eso, después de hablar varios días con él, puedo afirmar que Lang jamás tuvo el más mínimo deseo sexual y que nunca en su vida su instinto de reproducción le hizo presencia en ninguna de sus múltiples manifestaciones.

Vietnam Jungle BoyPero lo más sorprendente es que, desde que Lang abandonó la selva, algo ha empezado a cambiar en su cuerpo: un día nos reconoció que desde que llegó a la civilización sus genitales están experimentando cambios extraños en mitad de la noche sin saber la razón. Este hecho nos invita a realizar interesantísimas conjeturas sobre el instinto del ser humano.

No sé si su hermano conseguirá ocultarle por mucho tiempo estos detalles sobre la vida, ya que Lang vive ahora rodeado de gente y -lo peor de todo- con acceso a la televisión. Mi deseo personal es que viva el resto de sus días ignorando estos temas, al igual que lo hace un niño. Creo que así podría llegar a tener una vida feliz y me temo que ‘el saber’ no le hará más libre sino que podría suponerle el comienzo de una larga tormenta.

 

15 – PERSONALIDAD

UN NIÑO CON CUERPO DE ADULTO

Ho Van Lang asexualLas extraordinarias circunstancias a las que Lang tuvo que enfrentarse toda su vida le forjaron una personalidad muy diferente al resto de los seres humanos.

 

Disciplina

Su padre –que fue su única fuente de información sobre el mundo exterior- lo tuvo sometido a un régimen de semi-esclavitud por miedo inducido además de sufrir un profundo síndrome de Estocolmo. Esto le ha llevado toda su vida a tener un rol de hijo obediente e incluso aún a día de hoy no puede usar su libertad por completo.

 

Normas sociales

Ho Van Lang eating a ratLang desconoce por completo las normas sociales que tenemos en nuestro mundo hasta tal punto de que le costaba reconocer el bien del mal. Aun siendo una persona muy pacifica e inofensiva, el cumplimiento de las órdenes de sus allegados las suele asumir con tal naturalidad que a veces se producían situaciones surrealistas como la que ocurrió hace un año en el pueblo:

Aquel día, mientras Lang y toda la familia se encontraban viendo la televisión, un grupo de niños pequeños se jugaban fuera en la calle entre gritos. Entonces, debido al ruido que generaban, el hermano le pidió bromeando a Lang que saliese fuera y les diese a todos con un palo. Un minuto más tarde el escenario apocalíptico se adueñó del vecindario cuando todos esos niños fueron llorando en busca de sus padres: Lang los había linchado a todos con un trozo de bambú mientras mantenía una sonrisa de oreja a oreja.

Lang es un bebe en un cuerpo de un hombre.  Según su hermano Tri, si un día le pidiese que matara a una persona Tri cree que su Lang lo haría al instante y sin preguntar ni si quiera el por qué.

 

Gesticulación

Ho Van Lang laughingEl hecho de no haber visto nunca a otros seres humanos a los que imitar -exceptuando su padre-  ha generado en Lang una serie de expresiones muy características y que me llamaron mucho la atención desde el primer momento:

Cuando Lang se encuentra pensativo su mirada se torna seria, reflexiva y penetrante, convirtiéndose en una persona –en mi opinión- muy atractiva. En cambio, cuando rompe su silencio su mirada cambia por completo y su sonrisa se ilumina como la de un niño. Lang nunca articula palabra sin tener esa sonrisa característica dibujada en su cara.

Esta ‘inmadurez social’ también ha repercutido en su gesticulación corporal, de la cual podríamos decir que es algo afeminada. Esto no significa que Lang sea homosexual ya que en realidad estamos hablando de una persona asexuada, tal y como hemos explicado anteriormente.

Boy living in the forest in vietnam camboya

Movimientos

Los movimientos de Lang son siempre son lentos y delicados, ya que en contra de lo que se suele creer, en esa selva donde vivieron no existen serias amenazas para la vida. Si a esto le sumamos que nunca hubo escasez de agua ni alimentos, y que además los animales rápidos eran cazados fácilmente con trampas, el resultado era que no nunca había razón alguna para correr ni de estar en alerta –salvo cuando veían al hombre-.

 

Sentido del humor

Su sentido del humor es semejante al de un bebe de un año de edad, imitando muecas, respondiendo al juego del escondite y quedándose fascinado a las diferentes expresiones faciales. Todo esto hace de Lang un ser muy entrañable.

 

Prejuicios

A la hora de abordar diferentes cuestiones pude notar Lang hablaba sin prejuicio alguno a excepción del tema su propia muerte. Ya que nunca antes fue contaminado,  Lang no tuvo ningún problema de hablar sexo y de sus intimidades. Tampoco le noté incómodo al dejarse ver desnudo.

 

16 – CAPTURADOS

LANG NO OPUSO RESISTENCIA

Asumiendo que el padre no iba a oponer resistencia debido a su deteriorado estado de salud, la mañana del 7 de agosto de 2013 padre e hijo fueron ‘capturados’ dentro en su cabaña. Aquel día, un grupo de unos 20 hombres rodearon por sorpresa la casa en el árbol en donde habitaban.

Y así fue. Según el testimonio de Mr Ton, una de las personas que subió a la cabaña, Lang -que se encontraba en ese momento dentro fabricando algo con ratán- tampoco opuso resistencia seguramente porque no tenía nada que perder: el padre se encontraba muy enfermo.

La realidad es que Lang, desde hacia ya algunos años, había comenzado a dudar de todas las psicosis paranoicas de su padre y era consciente de que tenía sus facultades metales muy mermadas y que además habían empeorado con la edad. Por eso siempre escuchó con atención aquellos discursos de su hermano Tri -que venía a visitarlos una vez al año- intentando siempre que volviesen al pueblo.

Aunque Lang nunca llegó a dar ese gran paso por el miedo que le seguía teniendo a los humanos, pero sobre todo para no dejar solo a su padre: sabía que este nunca iba a querer acompañarlo a la civilización.

 

17 – PRIMERAS SENSACIONES EN LA CIVILIZACION

LA LLEGADA A UN NUEVO PLANETA

Las sensaciones que Lang experimentó aquella tarde camino al pueblo tuvieron que ser impactantes, y solo igualable a las que podría tener uno de nosotros si se plantara en un nuevo planeta.

Una de las personas que estuvo con él aquella tarde nos contó que durante el camino al pueblo Lang no dejó de mirar de un lado y a otro. Según este hombre, mientras caminaba, Lang observaba en silencio las casas, la carretera, las motocicletas, los niños -a los que vio también por primera vez-. Pero lo que más le sorprendió nada más llegar al pueblo fue el hecho de que los animales eran amigos del hombre.

Lang estaba aturdido ya que todo el salió de sus casas para verlo. Entonces se introdujo en un coche para ir camino al hospital. Lang dice que una de las grandes experiencias que tuvo aquel dia fue la de estar sentado en aquel extraño objeto metálico que el padre le había hablado de pequeño. Dentro del coche no dejaba de mirar por la ventana observando lo rápido que avanzaban las cosas a su paso. Nunca antes había sentido la velocidad.

Además de poder ver por primera vez su cara nítidamente con un espejo, luego por la noche quedo completamente maravillado con la luz que desprendían las bombillas. Lang nos contó que el hecho de poder disfrutar de iluminación en la noche era algo extraordinario.

Ho Van Lang and the TVMomentos más tarde se encontró con su primera televisión de la cual su padre también le había hablado de pequeño, por lo que él ya sabía que esa gente que aparecía no estaba dentro de esa caja.

Aquella tarde también vio a una mujer por primera vez en su vida. No obstante sería más adelante cuando se daría cuenta de la diferencia existente entre el  macho y la hembra, tal y como expliqué más arriba en el punto 14.

 

18 – SU VIDA EN LA CIVILIZACION

ADAPTANDOSE POCO A POCO

Ho Van Lang and the animalsHace tres 3 años que Lang llegó al mundo moderno. El primero fue el más difícil para él entre otras razones por los problemas de salud que padeció al enfrentarse a virus y bacterias nuevas. A pesar de todo, podemos afirmar que Lang se está adaptando felizmente a su nueva vida, principalmente por la libertad que ahora disfruta.

En cambio, no podemos decir lo mismo del padre, ya que sigue sin reconocer a Tri como a su hijo –todavia piensa que también murió cuando cayó la famosa bomba en su casa-. Además aún piensa que la guerra continúa por lo que permanece la mayor parte del tiempo sentado de cuclillas en una esquina de su habitación. Cuando el padre me vio llegar a la casa por primera vez, se le pudo ver estresado y con miedo: probablemente yo era para él un soldado americano. No obstante se mostró amable a mis aproximaciones aunque siempre mostrando cierta sonrisa nerviosa. Según su hijo Tri, la mayor obsesión de su padre es regresar algún día a la selva.

Ho Van ThanhLang vive ahora con su familia en una casa recién construida y donada por el gobierno vietnamita por ser su padre un veterano de guerra discapacitado –anteriormente el hermano Tri vivía en una casa muy básica de bambú-. Lang trabaja cada día las tierras junto a Tri, el cual afirma que las habilidades de su hermano en la naturaleza son de gran utilidad para el campo. El padre en cambio permanece siempre en la casa ya que sus facultades auditivas y mentales están muy mermadas.

Lang poco a poco va aprendiendo las reglas que existen en la sociedad. Por ejemplo, ya distingue entre el bien y el mal, pero ahora además conoce sus posibles castigos entre ellos la prisión. También entiende ahora el significado del dinero e incluso ha comenzado a usarlo, aunque los billetes los distingue solo por su color ya que sigue sin poder contar más allá de 10.

Ho Van Lang riding motorbikeLang no ha conseguido –y seguramente nunca conseguirá- aprender a mantenerse balanceado sobre dos ruedas. Incluso le tiene verdadero terror al simple hecho de ir sentado de pasajero en una motocicleta. Cuando lo hace su cuerpo se mantiene tenso durante todo el trayecto, y tan pronto que el conductor frena, Lang aprovecha para saltar de la moto y continuar caminando en solitario. Es lógico que Lang no alcance a comprender las razones por la que esas dos ruedas se mantienen en equilibrio.

En cambio Lang disfruta mucho con la sensación de ir en vehículos de cuatro ruedas aunque no posee la más mínima idea de cómo estos se conducen. Cuando le pregunté al respecto Lang me dijo que los coches aceleraban girando el volante hacia la derecha y frenaban girándolo hacia la izquierda.

Ho Van Lang baby crying 2Otra de las cosas que más me sorprendieron fue su forma de interactuar con los bebes. Un día le pedí a Lang que sujetase a uno en sus brazos para ver cómo se desenvolvía, pero en cuanto lo agarró este comenzó a llorar. Entonces en un intento de calmarlo Lang comenzó a soplarle la cara. Aun hoy me pregunto si fue una imitación de un beso de alguna madre o bien si fue un gesto que observó de algún animal en la selva.

Lang sigue sin hablar ni entender el idioma vietnamita y esto le impide seguir lo que ocurre en la tele. No obstante Lang dedica varias horas al día a ver imágenes a través de la pantalla. Lang desconoce que las películas son en realidad ficción y seguramente la mitad de las cosas que aparecen no son asimilables para él.

Sobre gastronomía, su gran descubrimiento ha sido pescado del océano del cual afirma que es su comida favorita. Lang aún no ha visto el mar, aunque tampoco tiene curiosidad de conocerlo. Ni siquiera comprende aun el concepto de nación ni tampoco es consciente de la esfericidad de la tierra.

Como ya he indicado más arriba, Lang parece feliz en su nueva vida y disfruta del amor de Tri y sus vecinos. Aprovecho para agradecer la amabilidad y valiosísima ayuda que su hermano Tri me ofreció siempre sin buscar nada a cambio.

Es resto de la historia podéis conocerla en esta página web  o bien en este artículo.

VIDEO DOCUMENTAL DISPONIBLE EN YOUTUBE ESTE VERANO 2016

(TRAILER AQUÍ)

SIGUENOS EN FACEBOOK

¡Síguenos!

{ 0 comments… add one now }

Leave a Comment

*

Previous post:

Next post:

Docastaway